Subir

Memorias del siglo XIX

Las memorias, durante el siglo XIX, llegaron a constituirse en testimonios tanto de la vida de sus autores como de las transformaciones políticas y sociales de Chile. Memorialistas como José Zapiola, Vicente Pérez Rosales y José Victorino Lastarria o, más tarde, Martina Barros, Carmen Smith y Augusto Orrego Luco, retrataron en prosa dos momentos claros de la historia chilena: la formación intelectual de una nación en ciernes y las prácticas de la burguesía en un país de economía pujante a inicios del XX.

El género de las memorias -cercano a la autobiografía, el diario íntimo o la carta por la coincidencia entre el yo que enuncia y la figura del autor- tendría como uno de sus rasgos específicos la capacidad del yo de constituirse en un testigo de sus propios recuerdos. En este estricto sentido, la escritura memorialística puede entenderse como el "testimonio" de un sujeto que recorre los espacios públicos, políticos y culturales de una sociedad específica en una época determinada (Morales, Leonidas. "Memoria y géneros autobiográficos". Anales de Literatura Chilena. Año 14, número 19, junio 2013, p.15).

El sujeto de la memoria, más allá de presentar un reporte íntimo o privado de sus experiencias vitales, es consciente de la importancia política de su testimonio, el que, como tal, se plantea como un discurso que porta cierta "verdad" sobre la sociedad en la que se emite.

Durante el siglo XIX, la producción de memorias en Chile puede dividirse en dos etapas: el período de la formación de la nación, que va desde la guerra por la Independencia hasta la Guerra del Pacífico, y el periodo de los memorialistas de la belle époque.

Bajo títulos con diversas variaciones como memorias, recuerdos, confesiones, este género discursivo tuvo su hito inaugural con la publicación en 1872 de Recuerdos de treinta años (1810-1840) de José Zapiola (1802-1885). Esta publicación encuentra precedentes en una serie de escritos autobiográficos que el intelectual argentino Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888) publicó durante su exilio en Chile, entre ellos, Mi defensa (1843), Facundo (1845) y Recuerdos de provincia (1850). A la obra de Zapiola, se suman otras dos memorias significativas en la historia del género en Chile: Recuerdos literarios de José Victorino Lastarria (1817-1888), publicada en 1878, y Recuerdos del pasado (1814-1860) de Vicente Pérez Rosales (1807-1886), publicada en 1882.

La condición dominante en estas tres memorias es la esfera pública, es decir, se inscriben plenamente entre las problemáticas de una sociedad y de un Estado moderno incipientes, sin exacerbar lo íntimo o lo privado. Estas tres obras emergen en el período de formación de Chile como nación independiente a partir de determinados hechos políticos, culturales e institucionales de la historia pública nacional durante el período de modernización. Comparten, además, la influencia estética del Romanticismo y la ideología del liberalismo decimonónico.

Consolidada una identidad republicana -luego de sucesos como la Guerra del Pacífico en 1879 o la ocupación de la Araucanía-, la confianza y la riqueza sustentarían la vida de las elites chilenas durante los años de la belle époque, entre 1880 y 1910, aproximadamente. Es en esta época donde transcurren las vidas de los memorialistas del segundo período histórico de este género en Chile.

Entre las memorias de esta época destacan Memorias de 50 años (1908) de Ramón Subercaseaux (1854-1936), quien en 1936 publicaría sus memorias ampliadas en Memorias de ochenta años: recuerdos personales, críticas, reminiscencias históricas, viajes, anécdotas; Recuerdos de la escuela (1922) de Augusto Orrego Luco (1849-1933); Mis memorias (1936) de Carmen Smith de Espinosa; Recuerdos de mi vida (1942) de Martina Barros (1850-1944); Memorias (1962) de Pedro Subercaseaux (1850-1956) y Reminiscencias (publicada de manera póstuma en 1976) de Julio Subercaseaux (1870-1951).

Los memorialistas de la belle époque pertenecen a un grupo de clara homogeneidad en cuanto a intereses de clase, estilos de vida e ideologías. Para Leonidas Morales, en esta belle époque, "la burguesía se entrega entonces al 'placer' de vivir el presente, el día tras día, y a la 'estetización' de las prácticas de la vida cotidiana. Se multiplican así los 'escenarios' de representación de una vida colmada: bulevares, pasajes, la ópera, los salones donde se daban cita la elegancia y la cultura" (Morales, p.19). Estas nuevas condiciones de vida de la burguesía se traducirían también en nuevos ideales y prácticas del arte y la literatura.

Ya entrado el siglo XX, los memorialistas que les seguirían -nacidos a fines del siglo XIX o a comienzos del XX- romperían con esa uniformidad de clase, representando una memoria que apunta hacia la diferencia social, política y cultural.

1843

Descripción

Domingo Faustino Sarmiento, exiliado en Chile, publica Mi defensa.

1844

Descripción

José Victorino Lastarria presenta su memoria Investigaciones sobre la influencia social de la conquista y del sistema colonial de los españoles en Chile, por petición de Andrés Bello, en la sesión general de académicos la Universidad de Chile.

1845

Descripción

Facundo, una de las obras más significativas de Domingo Faustino Sarmiento se publica en Chile.

1850

Descripción

Domingo Faustino Sarmiento publica en Chile Recuerdos de provincia.

1854

Descripción

Vicente Pérez Rosales publica Memoria sobre emigración, inmigración y colonización.

1872

Descripción

José Zapiola publica la primera edición de Recuerdos de treinta años (1810-1840).

1874

Descripción

Augusto Orrego Luco contrae matrimonio con Martina Barros Borgoño.

1878

Descripción

Se publican las memorias de José Victorino Lastarria con el nombre de Recuerdos Literarios.

1882

Descripción

Entre abril y julio el diario La Época publica, en forma de folletín, Recuerdos del Pasado 1814-1860, de Vicente Pérez Rosales.

1908

Descripción

Ramón Subercaseaux publica Memorias de 50 años.

1922

Descripción

Augusto Orrego Luco publica Recuerdos de la escuela.

1936

Descripción

Se publica Memoria de ochenta años: recuerdos personales, críticas, reminiscencias históricas, viajes, anécdotas, de Ramón Subercaseaux.

1936

Descripción

Se publica Mis memorias, de Carmen Smith de Espinosa.

1942

Descripción

Martina Barros de Orrego publica Recuerdos de mi vida.

1962

Descripción

Pedro Subercaseaux publica Memorias.

1976

Descripción

Se publica póstumamente Reminiscencias de Julio Subercaseaux.

Subercaseaux Browne, Julio

Reminiscencias. Santiago :Nascimento,1976. 322 páginas ;16 cm.

Barros de Orrego, Martina

Recuerdos de mi vida. Santiago :Orbe,1942. 420, xvii p. ;19 cm.

Donoso, Armando, 1886-1946

Sarmiento en el destierro. Buenos Aires :M. Gleizer,1927. 181 p. ;19 cm.

Lastarria, José Victorino

Recuerdos literarios. Santiago :Impr. de la República de Jacinto Núñez,1878. 2 v. (658 p.) ;18 cm.

Pérez Rosales, Vicente

Recuerdos del pasado : 1814-1860. Santiago :Impr. de La Epoca,1882. 316 p. ;26 cm.

Sarmiento, Domingo Faustino, 1811-1888

Defensa ; Recuerdos de Provincia ; Necrolojías i biografías. Santiago :Impr. Gutenberg,1885. viii, 346 p. ;25 cm.

Civilizacion i barbarie : vida de Juan Facundo Quiroga i aspecto físico, costumbres i habitos de la Republica Argentina. Santiago :Impr. del Progreso,1845. 324 p. ;17 cm.

Subercaseaux Errázuriz, Pedro

Memorias. Santiago :Del Pacífico,1962. 270 p., [1] h. de lám. ;retr. ;

Zapiola, José,1802-1885

Recuerdos de treinta años. Santiago :Zig-Zag,1974. 181 p. ;26 cm.

José Victorino Lastarria
José Zapiola
Martina Barros Borgoño
Carmen Smith Canales

Clasificaciones

Las investigaciones de Memoria Chilena, Biblioteca Nacional de Chile (DIBAM) están bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported, a excepción de sus objetos digitales.

imagen btn.png