Subir

El concepto de folclor

El término folclor denomina tanto a las expresiones de la cultura tradicional de los pueblos como al estudio de dichas expresiones. De larga data, la utilización de este término se remonta al menos hasta el año 1846, cuando el arqueólogo inglés William John Thoms lo propuso para reemplazar las denominaciones de popular antiquites ("antigüedades populares") y popular literature ("literatura popular") que hasta entonces muchos investigadores en Inglaterra utilizaban para referirse a los estudios de los "usos, costumbres, prácticas, supersticiones, coplas y proverbios antiguos" ("Carta de Ambrose Merton (Seudónimo de William John Thoms)". En Corso, Raffaele. El folklore. Buenos Aires: Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1966, p. 153).

Este concepto fue debatido, aceptado con reticencias o no aceptado del todo en ciertos países, resultando en una multiplicidad de definiciones y metodologías según los autores, escuelas o corrientes que lo utilizaron.

En Chile, Rodolfo Lenz (1863-1937), fundador de la Sociedad de Folklore Chileno y uno de los primeros estudiosos de estas manifestaciones, definió el folclor como "aquella rama de la 'ciencia del hombre' que busca la mayor parte de los materiales que se necesitan para la aplicación del método inductivo y comparado en la etnología. Recoge los mitos y todas las manifestaciones de las creencias populares, las leyendas, las consejas, los cuentos, cantos i proverbios, las supersticiones y costumbres. Mientras la etnología general debe siempre tomar en cuenta a todas las naciones del mundo, cualquiera que sea su grado de civilización y parentesco, el folklore se limita a una sola nación o un grupo de naciones que tienen historia común, pero puede también limitarse hasta a una sola provincia y aún a una sola clase de individuos: podría, por ejemplo, hablarse de un folklore de los pescadores chilotes, del minero, del marinero o del bandido chileno" (Programa de la Sociedad de Folklore Chileno: fundada en Santiago de Chile el 18 de Julio de 1909. Santiago: Imprenta y Encuadernación Lourdes, 1909, p. 8).