Subir

“Circo internacional”

Tras el golpe de Estado del 11 de septiembre 1973, la Junta Militar de Gobierno tomó control de los medios de comunicación de circulación nacional, incluyendo canales de televisión y radios. En el ámbito de la prensa escrita, clausuró los periódicos El Siglo, Última Hora y Clarín, vinculados con partidos políticos de izquierda.

Tras la clausura de estos últimos diarios y el cierre de La Prensa y Tribuna, el panorama inmediato de la prensa chilena de circulación nacional -que antes del golpe de Estado contaba con alrededor de una decena de periódicos-, se vio reducido a la producción de solo cuatro diarios, tres de propiedad de El Mercurio S. A. Periodística (El Mercurio de Santiago, Las Últimas Noticias y La Segunda) y La Tercera de la Hora (Brunner, José Joaquín. La cultura autoritaria en Chile. Santiago de Chile: FLACSO, 1981, p. 91).

En este contexto de monopolización ideológica de los medios de comunicación, apareció el día jueves 7 de noviembre de 1974 la caricatura titulada "Circo internacional" firmada por Lukas, dibujante que inició su trayectoria en la prensa hacia fines de la década de 1950 en el periódico La Unión de Valparaíso y que continuó publicando caricaturas e ilustraciones de manera frecuente en La Estrella y El Mercurio de la ciudad portuaria, además de La Segunda y El Mercurio de Santiago.

La caricatura publicada en este último periódico mostraba un cañón lanzando un cuerpo sobre los muros de un recinto cerrado e iba acompañada por la leyenda: "El fantástico número del proyectil humano disparado sobre los muros de una embajada", en referencia al crimen de Lumi Videla (1948-1974), cuyo cuerpo "fue lanzado al interior de la Embajada de Italia en Santiago" durante la madrugada del domingo 4 de noviembre de 1974, tras fallecer víctima de las torturas perpetradas por agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), quienes la mantenían detenida desde el mes de septiembre de 1974 (Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. Volumen II, tomo 3. Santiago: La Corporación, 1996, p. 444).

Esta caricatura, aparecida cuatro días después del hallazgo del cuerpo de Lumi Videla, sintetizó -junto a otra caricatura, firmada por Fulano, que se publicó en La Segunda- las ideas expresadas en un conjunto de noticias que vieron la luz entre el martes 5 y el jueves 7 de noviembre en las páginas de los cuatro periódicos nacionales.

Según información de la prensa, al momento del suceso, la Embajada de Italia asilaba a un conjunto de políticos y militantes de partidos de la izquierda chilena, cuyo número llegaba alrededor de las doscientas personas. Tomando como escenario el interior de la Embajada, donde se afirmaba que Videla estaba asilada, la prensa nacional especuló sobre las causas del asesinato, atribuyéndolo ya sea a una reyerta producto de rencillas políticas entre los grupos que conformaron la Unidad Popular ("Estrangularon a hermosa mujer en los jardines de la Embajada italiana". La Tercera de la hora. Santiago, martes 5 de noviembre de 1974, p. 21) o a un crimen pasional mediado por el alcohol ("Comprometedor documento de Laura Allende". La Segunda. Santiago, martes 5 de noviembre de 1974, p. 28).

Además de la especulación sobre el lugar y las causas de muerte, la prensa nacional intentó desmentir la denuncia realizada por Roberto Toscano, segundo secretario comercial de la Embajada de Italia, ante la 14ª Comisaría de Carabineros de Santiago, el mediodía del domingo 4 de noviembre ("Se retractó Embajada italiana sobre caso de la estrangulada". La Segunda. Santiago, miércoles 6 de noviembre, p. 24). En esta denuncia, el funcionario declaró que el cuerpo de la mujer, que no era una de las personas asiladas en la Embajada, fue lanzado desde el exterior de la propiedad.