El desquite

A diferencia de La Negra Ester, El Desquite, la segunda obra de Roberto Parra llevada a escena por Andrés Pérez, no estaba escrita en décimas y mostraba una estructura más cercana a la dramaturgia. El montaje fue una producción de la compañía El Sombrero Verde que invitó al director a encabezar la puesta en escena. Se estrenó en agosto de 1995, pocos meses después de la muerte del autor.

El espectáculo abrió la sala Casa Amarilla (en la Plaza de la Cultura de la Estación Mapocho) y reunió en el elenco a María Izquierdo, Boris Quercia, Willy Semler, Aldo Parodi, Daniel Muñoz, Carolina Gimeno y Ana Rosa Genari.

La pieza se ambienta en los años 20 en las afueras de Chillán y retrata la institución del patronazgo como un ejercicio autoritario de poder, especialmente frente a la mujer.

Para Pérez, "en El desquite, el texto es en apariencia cotidiano pero encierra muchas cosas. (...) el machismo, el patriarcado, la monocultura, la dominación, el patronazgo y el inquilinaje" ("Enredos amorosos entre patrones e inquilinas, en el Chillán de los años '20, trae obra póstuma del tío Roberto Parra", La Segunda, 4 de agosto de 1995, p. 68-69).

La obra llegó a presentarse en Alemania y más tarde fue adaptada al cine y la televisión por el director Andrés Wood.