despedida de angelito

Tradicionalmente, la muerte de un niño de corta edad convocaba a parientes y vecinos a una larga y ruidosa fiesta en la que se celebraba el paso del niño muerto a los cielos, por cuanto se consideraba que el mundo todavía no había manchado su alma del destino de violencia y pecado de los hombres. El niño se convertía así en "angelito", que instalado en la Gloria celestial rogaba por sus padres y hermanos.

La fiesta de despedida del angelito, que con el tiempo ha ido cayendo en desuso, es un evento en el que difícilmente pueden faltar los poetas populares. Ellos son los encargados de ritualizar el paso al otro mundo del niño a través de versos en los que el "angelito" se despide de sus parientes, su tierra y sus amigos, a la vez que anuncia su ingreso a la morada celestial.