Subir

Los inútiles

El origen del grupo literario

Los inútiles está directamente relacionado con el Círculo de Periodistas de Rancagua, fundado en 1933. Su principal objetivo fue reunir a los hombres de prensa de la provincia y luchar por los ideales comunes de aproximación al pueblo y la solución de los problemas locales, regionales y nacionales. En 1933, el Círculo publicó el primer número de la revista Verbo, que en su primera editorial declaraba: "No venimos a servir ninguna determinada ideología político-social ni a abanderizarnos con ningún bando en lucha. Formamos una revista de cultura para servir exclusivamente a la cultura, para luchar enérgicamente por la cultura. Para la ciudad de Rancagua Verbo habrá de ser la poderosa antena que mes a mes recoja lo más elevado de sus inquietudes y lo más serio de sus agitaciones". Al igual que la revista, que alcanzó sólo hasta el segundo número, el Círculo de Periodista tuvo una corta existencia. A partir de entonces, comenzó a cristalizarse con fuerza la idea de conformar un grupo literario que reemplazara, de algún modo, al disuelto círculo.

El 20 de octubre de 1934, se reunió un grupo de escritores e intelectuales en el Bodegón del Tío Cuadra, lugar de bohemia en la ciudad de Rancagua. Entre los asistentes estaban Luis Aníbal Fernández, Óscar Castro Zúñiga, Félix Miranda Salas, Gustavo Vithar, Carlos Barrales, Gonzalo Drago, Óscar Vila Labra, César Sánchez y Gustavo Martínez Sotomayor, entre otros. En ese espacio de camaradería y entusiasmo nacieron Los Inútiles.

Al año siguiente, el 15 de diciembre, apareció en La Semana el primer anuncio oficial del grupo Los Inútiles, el que decía: "Esta noche a las 9, el Grupo Los Inútiles inicia una serie de charlas Bucólicas con una comida que servirá el Tío Cuadra. Tabla: Autopsia intelectual del poeta Chocano. La bohemia en Rancagua: Sancho Panza, amo y señor local. El fracaso de la Liga de las Naciones". La respuesta de la ciudadanía rancagüina no fue lo que esperaban. La mayoría los ignoró. Otros los consideraron "chiflados".

A pesar de la negativa recepción, el grupo siguió desarrollando diversas actividades, entre las que se cuentan varias charlas y veladas culturales, y la Revista Oral transmitida por la Radio Rancagua, con programación cultural y artística. Esta última iniciativa les permitió llegar a un público mucho más numeroso, con gran éxito. En 1936, se suspendieron las audiciones del programa debido a la protesta de los avisadores contrarios a la República Española, que contaba con simpatía y fervorosa defensa de Los Inútiles.

En septiembre de 1936, apareció el primer número de la revista Nada, en defensa del espíritu, dirigida por Óscar Castro. El editorial expresaba: "Creamos ahora esta tribuna periodística, porque una censura intolerable pretendía cernirse sobre las audiciones de nuestra Revista Oral. Y antes de aceptar la censura que implicaba un ultraje a la austeridad de nuestra acción cultural, resolvimos poner fin a la revista que durante 54 transmiciones supo ser leal a nuestro imperativo de luchar en defensa del espíritu y por la cultura del hombre (...) Nada surge así como la continuación de la Revista Oral y nuestro idealismo, nuestro romanticismo, que antes difundieron las ondas radiofónicas, ahora adquieren perennidad de existencia en estas frases impresas que lucirán mejor la dignidad, la arrogancia y la rectitud de nuestras intenciones". Finalmente, se incluyó la siguiente frase: "Se reparte gratuitamente". El único avisador de esta revista fue el anarquista Héctor Barrientos, dueño de una librería que surtía de libros a Los Inútiles a precios excepcionalmente bajos. Lamentablemente, Nada alcanzaría sólo el segundo número.

En 1942, sin que mermara en absoluto su ánimo, el grupo comenzó a publicar la revista Actitud. Impresa a mimeógrafo, alcanzó hasta el número 10, desapareciendo por razones económicas. Empecinados en la difusión cultural, fundan la editorial Talamí. En ella se editaron libros de Oscar Castro, Gonzalo Drago, Raúl González Labbé y Félix Miranda, complementado con la organización de varias Semanas de la cultura con destacados artístas y escritores nacionales que ofrecían recitales o conferencias. Por otra parte, convocaron a una exposición pictórica junto con la I. Municipalidad de Rancagua, entre el 1 y el 18 de noviembre de 1955.

En octubre de 1958, cuando el grupo cumplía 25 años de vida, organizaron la primera reunión nacional de grupos culturales de provincias, a la que asistieron 45 representantes de 20 grupos culturales procedentes de Antofagasta a Punta Arenas. El impacto y trascendencia de este encuentro se vio reflejado en interesantes acuerdos sobre legislación de protección a las obras nacionales"; ayuda, franquicias y relaciones de los grupos con el Estado y las municipalidades; vinculación de los grupos con la realidad nacional; reforma de la enseñanza de la literatura en los establecimientos de educación; organización y funcionamiento de academias de artes plásticas en provincias.

El quehacer del grupo Los Inútiles, en su incansable lucha por la difusión y engrandecimiento de la cultura nacional, no ha cesado hasta nuestros días. Con el paso del tiempo fueron integrándose nuevos miembros que potenciaron el trabajo iniciado por los fundadores.

Cada nuevo aniversario de la muerte de Óscar Castro, los miembros del grupo realizan una romería al cementerio para rendir homenaje a una de sus figuras emblemáticas.