San Agustín de Talca

Talca fue fundada el 12 de mayo de 1742 con el título de Villa San Agustín de Talca, por el gobernador José Antonio Manso de Velasco. Las autoridades proyectaban que la construcción de Talca sería de gran utilidad para el bien espiritual y material de las poblaciones del partido de Maule.

La villa debía erigirse en unos terrenos al sur del Convento de San Agustín, donde se levantaría el tradicional trazado con plaza, edificios y calles. En la acta de su fundación se instruyó al Corregidor Juan Cornelio de Baeza que proporcionara tierras a la población española, la misma que se esperaba aumentaría con el tiempo.

Dos años más tarde, en 1744, el superintendente a cargo de las obras escribió a las autoridades sobre el éxito de la distribución de tierras, las construcciones realizadas que incluía puentes para sortear un estero adjunto. Hacia esa fecha eran numerosas las familias que deseaban avecindarse en la villa recién creada.