Subir

Predominio en el sistema político

Las llamadas prácticas parlamentarias se transformaron en herramientas de presión políticas. La obstrucción o uso ilimitado de la palabra de un parlamentario impedía avanzar en la tramitación de los proyectos. Las interpelaciones fueron el derecho que tuvieron los legisladores a cuestionar a los ministros sobre la gestión gubernativa y los votos de censura permitieron la caída de los gabinetes ministeriales. La esterilidad política de esos años y la falta de leyes sociales y laborales para enfrentar la crisis económica y social estimuló el creciente descontento de los sectores populares de las primeras décadas del siglo XX.