Subir

Exploradores europeos

Uno de los testimonios más interesantes sobre los aónikenk de mediados del siglo XIX fue el del explorador inglés George Musters. Atraído por relatos de viajeros que habían recorrido la Patagonia, en 1869 desembarcó en Punta Arenas para comenzar una travesía de casi un año entre esa ciudad y Carmen de Patagones, en la desembocadura del río Negro. Agudo observador, Musters escribió Vida entre los patagones, un detallado relato de su viaje en el que describe el modo de vida y las costumbres de los aónikenk (tehuelches meridionales), incluyendo al final de su libro un breve glosario de palabras en lengua aónikoaish o tsoneca.