Intento de colonización

En 1643 la expedición de Hendrick Brouwer estuvo muy cerca de establecer una colonia holandesa en Valdivia. Las instrucciones que ésta tenía eran: determinar la ubicación de las minas de oro, establecerse en Valdivia, explorar la isla Santa María y hacer alianza con los indios. Sin embargo, Brouwer murió en Chiloé y fue su sucesor, Elías Herckmans, quien llegó a esta ciudad el 24 de agosto. Los colonos eran un grupo de familias indígenas chilotas aliadas, trasladadas desde Chiloé hasta Valdivia con la intención de procurarse el favor de los naturales de la zona. Los primeros acercamientos con los mapuches de Valdivia fueron todo un éxito; no obstante, en definitiva la empresa fracasó, cuando los aborígenes comenzaron a desconfiar de los extranjeros.

Poco después de iniciada la construcción del fuerte, los mapuches disminuyeron el aporte de víveres, lo que produjo inquietud entre los navegantes. Sin este apoyo, a los holandeses no les quedó más que retirarse de la región. El 15 de octubre Herckmans tomó la decisión, en común acuerdo con sus hombres, de abandonar la empresa y trasladarse a la isla Mancera.

Tras la retirada de los holandeses, se concretaron los proyectos del virrey del Perú, marqués de Mancera, de refundar Valdivia y fortificar el puerto. Es así, como dos años después, en 1645, fueron fundados los fuertes de Corral, Niebla y Mancera; y en 1658 comenzó la construcción del fuerte de Amargos.