Subir

primero en incorporar un folletín

El primer periódico que introdujo la moda del folletín a la manera europea fue El Progreso de Santiago, a cargo de Domingo Faustino Sarmiento. El 10 de noviembre de 1842, el intelectual argentino anunciaba la sección del folletín y describía su contenido, que ilustra los variados intereses que la publicación procuraba satisfacer:

"Nuestro folletín será para el solaz del espíritu [lo] que los postres son para el regalo del paladar. El teatro nos presentará platos decorados en los que, después de hacer cuartos la pieza dramática, clasifica la escuela a que pertenece, saca a un laceo al autor, enseña a nuestros convidados bocados más sabrosos y aparta las pepillas y huesecillos de los defectos.

"Las modistas parisienses Mlle. O. y Mlle. V. nos instruirán de vez en cuando del jénero del vestido, y cuántos buclés y pliegues debe llevar, si tul o cachemira, si corto o largo, con todos los demás adminículos y graciosas bagatelas que forman la toilette de una elegante.

"Las tertulias, los conciertos y reuniones, ambos paseos de la Cañada y Tajamar, la elegante sencillez de los trajes, la coquetería del peinado de la señorita F, es decir fea, y las gracias de la B, que se nos antoja en llamar bella, formarán algunas veces el fondo de un folletín, que atraerá a nuestras ansiosas a su lectura, como jilguerillos que acceden a la bandada a la vista del cebo engañador.

"Tendrán en este lugar privilegiado, grata y cordial acojida los ensayos literarios de nuestros jóvenes, ya sea que quieran dar rienda suelta a su injenio en un articulillo de costumbres, o manifestar lo delicado de su sensibilidad con algunos rasgos apasionados, imitando una pasión tierna o violenta, o bien delineando un carácter originalmente ridículo.

"Mas como no todos los días tendrán los aficionados paño que cortar, ni la tijera es cosa para manejarla sin ton ni son, nos acercaremos el lunes a la Sociedad de Agricultura que ha ocupado la sesión, llamaremos la atención del público sobre los desvelos de los ilustrados patriotas, que tanto bien preparan para su país. [...]

Otro tanto haremos con la Sociedad Literaria que promete frutos tan sazonados, y que tan merecidos aplausos ha recibido de todos los que propenden el adelanto de las letras" (El Progreso, año 1, (1):1)

El Progreso publicó la sección del folletín durante sus doce años de existencia, desde 1842 hasta 1853. Allí se dieron a conocer novelas completas de Georges Sand, Lord Byron, Alexandre Dumas (del cual publicaron más de treinta obras, entre ellas Los tres mosqueteros y El Conde de Montecristo), Víctor Hugo y Honoré de Balzac.