Ana María Güiraldes

Ana María Güiraldes se interesó desde muy pequeña por todo tipo de lecturas, desde las más tradicionales hasta las de aventuras.

Estudió pedagogía en castellano, pero nunca ejerció, en cambio se dedicó a escribir y ha conseguido producir más de 350 libros, mucho de los cuales han sido elaborados con Jacqueline Balcells.

Su trayectoria comienza en la revista Pocas Pecas en 1980 y con la publicación de su libro El sueño de María Soledad (1979). Posteriormente, en 1983 publica El nudo movedizo, novela juvenil por el cual obtiene el Premio Municipal de Literatura. Después, se dedicará por entero a la literatura infantil, creando relatos donde predomina el humor absurdo y donde los personajes son frecuentemente animales.

Entre sus principales obras están: La ratita Marita (1985), La lombriz resfriada (1985), Animales, animalitos y animalotes (1987), El mono buenmozo y otros cuentos (1987), La pata patana y otros cuentos (1990), Mariano Isla (1990), El castillo negro en el desierto (1992), Bonifacio, Eufrasio y Nicasio (1993) y El violinista de los brazos largos (1994).

En 1992 publica la novela Un embrujo de cinco siglos, por la que ingresa a la Lista de Honor del IBBY.

Por otra parte, ha incursionado en el género policial y de misterio, publicando Trece casos misteriosos (1990) y Querido fantasma (1992). Dentro de esta vertiente, publica una serie de novelas juveniles, protagonizadas por un personaje adolescente, llamado Emilia.