Subir

Tipógrafo

En sus años de juventud en Valparaíso, Luis Emilio Recabarren aprendió el oficio de tipógrafo, a partir del cual accedió a diversos textos políticos que tempranamente lo convencieron de la importancia de sus inquietudes sociales.

Conoció las virtudes de los periódicos como medio moderno de información, valorando sus posibles funciones en el adoctrinamiento político de los obreros. En múltiples periódicos obreros desempeñó distintas funciones como fundador, director, redactor, columnista y ensayista. Por esta razón es reconocido como figura crucial del nacimiento y consolidación de la prensa obrera chilena. Ésta fue una tribuna importante para desnudar las difíciles condiciones de vida de los trabajadores e incentivar la formación de la conciencia obrera. De ahí es que en sus artículos Recabarren conminaba a los "Trabajadores honrados, Abrid los ojos" (Recabarren El Trabajo, 10 de Enero de 1904). Además, los periódicos constituyeron espacios para el desarrollo de la sociabilidad popular y la educación o moralización de los obreros, añadiéndose por ejemplo artículos dedicados a la higiene u otros que exhortaban el abandono de vicios como el consumo del alcohol.

Cuando formaba parte del Partido Demócrata, en 1904, Recabarren contribuyó en la fundación El Trabajo, en Tocopilla, donde publicó sus primeros escritos nortinos y por los cuales fue acusado de sedición. En 1904 también escribió en El Proletario de Tocopilla y La Voz del Pueblo de Coquimbo. Desde el 7 de julio del mismo año, La Voz del Pueblo de Taltal publicó 21 artículos de Recabarren titulados "El Derecho Popular".

En Octubre de 1905 administró en Antofagasta un periódico demócrata llamado La Vanguardia y en 1906 auxilió para la fundación del periódico La Reforma de Santiago. En 1907 El Deber de Chañaral en varias ocasiones publicó una proclama de Recabarren llamando a paralizar las actividades para el primero de mayo. En 1910 ayudó en la fundación de El Grito Popular, del que fue director y redactor, primer diario obrero que fundó en la ciudad de Iquique.

Un hito relevante fue sin duda la fundación de El Despertar de los Trabajadores en Iquique, ya que este diario representó la ruptura de Recabarren con el Partido Demócrata, al ser el primer órgano encargado de divulgar la doctrina socialista en Chile. Apareció entre 1912 y su último número data de 1927, conservando una larga vida en comparación con otros periódicos obreros y partidistas.

En marzo de 1914 Recabarren fue administrador de la imprenta de El Despertar y en 1916 asistió la fundación de El Socialista en Valparaíso. Al año siguiente el socialismo poseía periódicos partidarios en Iquique (El Despertar de los Trabajadores), Antofagasta (El Socialista), Taltal (La Aurora), Valparaíso (El Socialista) y Punta Arenas (El Socialista).

También contribuyó en la creación de periódicos en el extranjero como La Internacional de Buenos Aires en 1917.

Debido a las radicales ideas que divulgaban, estos periódicos no estuvieron exentos de sufrir atentados o censuras por parte de las autoridades. En 1919 la imprenta de El Despertar de los Trabajadores fue destruida, mientras que en abril de 1920 fue allanado El Socialista de Antofagasta, ocasión en que Recabarren fue encarcelado.

Hasta los últimos años de su vida, Luis Emilio Recabarren escribió, dirigió y colaboró en la fundación de prensa obrera. Convencido de su valor para la divulgación del pensamiento político, en agosto de 1921 asumió la dirección y administración del periódico La Federación Obrera de Santiago. Y en 1924, el mismo año en que se quitó la vida, Recabarren concurrió a la fundación del periódico La Justicia de Santiago.