Subir

APSI

En julio de 1976 nació la "Agencia de Prensa de Servicios Internacionales" (APSI) con el objetivo de entregar una nueva mirada informativa sobre la contingencia internacional. Es así como surge la primera revista de oposición bajo dictadura, la cual llegó a editar 511 números hasta su cierre en 1995, caracterizándose por usar el humor y la irreverencia como arma.

Cristián Precht, encargado de la Vicaría de la Solidaridad, consiguió 7 mil dólares en Bélgica para echar andar el proyecto. La distribución funcionaba a través de suscriptores los cuales llegaron a 500 en los primeros 70 números. La revista aparecía quincenalmente y la falta de avisadores fue un problema que se mantuvo durante toda su existencia. Su primer director fue Arturo Navarro y hasta fines de 1978 la revista se publica con el apoyo del MAPU-OC (Movimiento de Acción Popular Unitaria-Obrero Campesino).

La autorización previa para la creación de nuevos medios fue entregada debido al carácter "internacional" de sus contenidos. Pese a no ser distribuida en los quioscos APSI fue desde sus inicios sometida a la censura previa, incluso las caricaturas de Guillo fueron también censuradas.

El año 1979 marca el difícil tránsito desde los contenidos internacionales a temas nacionales como la situación de los exiliados, derechos humanos, libertad de expresión, cuestionamientos al modelo económico y la futura constitución de 1980, apareciendo columnas de personeros de oposición como [!Upatricioaylwinazocar_1918_ Patricio Aylwin] y Ricardo Lagos, quien escribe bajo el seudónimo de Luis Arato.

En 1981 APSI llega a los quioscos poniendo énfasis en la necesidad de apertura política y en los plazos para alcanzarla, presentándose a sí misma como una "Nueva Alternativa Periodística" alcanza los tres mil ejemplares; en septiembre sufre su primer cierre forzado, con la orden de que ningún artículo nacional más podía ser publicado, bajo amenaza de expulsión del país de su director.

En mayo de 1982 la revista volverá a las calles con nuevo director, Marcelo Contreras, pero será nuevamente clausurada en junio de 1983. El gran tema tratado en estos años fue la crisis económica, burlando la censura previa APSI intenta reflejar el tenso clima dando énfasis al "lado internacional" de las noticias.

Los números más destacados serán los dedicados a la situación de los derechos humanos en 1984 (N°136 y 137). Con una venta de los 25 mil ejemplares la revista logra por primera vez autofinanciarse luego de ocho años de existencia.

Después del primer cierre masivo de medios de oposición aparece con un nuevo slogan "Por el derecho a no estar de acuerdo", durante esos siete meses de receso se publicó el SIC (Servicio de Información Confidencial).

Corría 1987 con la revista convertida en semanario, cuando el fiscal militar detuvo a los editores Marcelo Contreras y Sergio Marras y requisó los ejemplares del N° 214 de APSI Humor titulado "Las mil caras de Pinochet (mi diario secreto)", bajo la acusación de asesinato de imagen según lo establecido por Ley de Abusos de Publicidad.

Una vez recuperada la democracia los editores plantean un "nuevo APSI" acorde a los tiempos, su slogan fue "Lo que viene". La revista se vuelve menos confrontacional y se abre a nuevas temáticas, cerrando sus prensas en septiembre de 1995.

Revista