Subir

sistema de paradas

El primer sistema de producción salitrera consistió en las llamadas "paradas", que según la definición de James Thomas (Santiago) Humberstone constaba de "...dos fondos o pailas de forma casi hemisférica colocadas tal que el par se podía calentar con un fuego directo. Cada fondo tenía colocado en su frente otro más pequeño que servía de "chullador" o estanque para clarificar el "caldo". Cada parada estaba dotada de su pequeño complemento de bateas o tinas para cristalizar el salitre. Las paradas estaban agrupadas alrededor del pozo que surtía de agua al establecimiento y la extracción del agua se hacía por baldes operados por una malacate de una mula; de ahí se llevaba a mano a las pailas. No había otra maquinaria salvo dos o tres carretas tiradas por mulas para el transporte del caliche de las calicheras y, en algunos casos, unas pocas carretillas para botar el ripio. Todo sencillamente primitivo y fácil, pero produciendo salitre a un costo de 5 chelines por quintal métrico en cancha" (James Thomas Humberstone. Una visita a las oficinas salitreras de Tarapacá antes del sistema Shanks. Mineo: Iquique, 1876).

Hacia 1853, Pedro Gamboni introdujo un nuevo procedimiento en la elaboración del salitre mediante el empleo del vapor de agua, reemplazando la calefacción a fuego directo. En 1875, Humberstone -quien realizó una gira por Tarapacá en compañía de Robert Harvey, inspector de las oficinas de la Provincia de Tarapacá recientemente adquiridas por el gobierno de Perú- conoció otras formas de elaboración del salitre, como las oficinas de paradas a vapor, oficinas con cachuchos abiertos, oficinas con disolvedores llamados "huevos" y oficinas con disolvedores cerrados.

James Thomas Humberstone describía el proceso de extracción del caliche como "el sencillo procedimiento de disolver el caliche a una alta temperatura y dejar enfriar el decantado líquido para obtener los cristales de nitrato, pero los aparatos para efectuar estas operaciones variaban mucho en la forma y manera de aplicarlos (...). El número total de oficinas en la provincia era: paradas 94 con un poder productivo nominal de 1.200.00 quintales métricos y máquinas: 71 con un poder productivo nominal de 8.000.000 quintales métricos." (James Thomas Humbrestone. El salitre y sus distintos métodos de elaboración en los años 1875 - 1885. Iquique, abril de 1931, p. 1).

En 1876, fue el mismo Humberstone quien introdujo el revolucionario sistema Shanks en la oficina San Antonio. Este sistema fue ideado en Inglaterra para la elaboración de carbonato y bicarbonato de sodio, pero -como lo señala el propio Humberstone- "su aplicación había sido siempre para la disolución en frío, y fue necesario hacerle algunas modificaciones para adaptarlo a la Industria Salitrera que es una elaboración en calor" (James Thomas Humbrestone. Op. cit., p. 5). Rápidamente todas las oficinas fueron incorporando esta innovación técnica, lo que trajo consigo un crecimiento impresionante de la producción salitrera a partir de ese año. Así, mientras en 1878 la producción fue de 323.058 toneladas métricas, en 1883 logró alcanzar las 589.720 toneladas métricas. En 1890, a un año de la guerra civil de 1891, y cuando los intereses salitreros estaban ya en su máxima expresión, la producción llegó a 1.063.277. A comienzos del siglo XX, se duplicó respecto de esta última cifra y, a fines del ciclo de expansión, se aproximaba al triple. El beneficio de este crecimiento llegó a las arcas de las compañías salitreras y a las del fisco chileno en proporciones más o menos similares.