volver

El Criollismo

Influido por el naturalismo, este movimiento literario buscó retratar la vida y costumbres del mundo popular, identificando así los rasgos distintivos de la identidad local. En Chile, su máximo exponente fue Mariano Latorre.

MC0003731

Tipo: Minisitio

id BN: 287898142529325427467913291234822879252457882728224398433000029111666308

Propiedad intelectual: Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported

El criollismo en Hispanoamérica, como movimiento asociado a las letras nacionales, surgió a fines del siglo XIX, en medio de un menosprecio generalizado por el mundo campesino y una tendencia a privilegiar la ciudad como centro de desarrollo de las nacientes repúblicas de la región. Sin embargo, gracias a los primeros exponentes del Naturalismo, comenzó a variar la atención de intelectuales y escritores hacia el universo rural, para retratarlo por medio de un registro "objetivo" y contribuir así a su conocimiento. Así, Alberto Best Gana introdujo en sus novelas una incipiente preocupación por el mundo del campesinado.

A comienzos del siglo XX, el Criollismo encontró su apogeo, al incorporar en los motivos literarios la preocupación por el campesino, conocido en Chile como "huaso". Entonces aparecieron los tópicos que, a partir del Criollismo, incorporaron a la narrativa chilena al fenómeno hispanoamericano del Mundonovismo.

Las obras literarias adscritas al Criollismo son, en su mayoría, de carácter épico y fundacional: si estas, como afirmaba su máximo mentor, Mariano Latorre, interpretaban "la lucha del hombre de la tierra, del mar y de la selva por crear civilización en territorios salvajes, lejos de las ciudades", esta lucha siempre aparecía en desventaja para el hombre frente a las fuerzas telúricas y terminaba generalmente en la derrota. Lo mismo ocurre cuando los personajes se enfrentan a un estado social jerárquico o a las fuerzas de la elite dominante. La concepción de la novela criollista es ciertamente épica, pero lo que más caracteriza a los cultivadores del criollismo es su anhelo de convertir la "chilenidad", en su múltiple y variada fisonomía, en entidades estéticas de valor universal, planteados en un lenguaje propio de los grupos sociales que pretenden mostrar.

El escritor que más contribuyó para el desarrollo de una "poética" criollista y que además la puso en práctica, fue, sin duda, Mariano Latorre; para Latorre la estética criollista es fundamentalmente "cognitiva y didáctica", como señala Dieter Oelker en el Diccionario de Movimientos y grupos literarios en Chile. Efectivamente, Latorre, además de poner en duda la razón primera del término criollista, que es reductivista y peyorativa en las acepciones que le dieron Augusto D'Halmar en su crítica a Sub-Terra de Baldomero Lillo, en 1904, tratándolo de "zolaina" y "descriptiva hasta decir basta"; y, posteriormente, tanto Hernán Díaz Arrieta, que lo considera como "un reflujo del naturalismo francés", en La Nación del 20 de diciembre de 1925; Raúl Silva Castro, que lo tilda de incapaz de "animar" a los personajes que resultan "ahogados" por el ambiente; y la crítica de los imaginistas, como Salvador Reyes y Luis Enrique Délano -quién posteriormente abandonó esta estética, sumándose a una concepción de la literatura socialmente comprometida-, que lo cuestionaba por su carácter extremadamente mimético y su falta de imaginación para construir mundos propios. Latorre emprende su defensa desde una perspectiva identitaria de la "chilenidad", y, por extensión, podríamos decir de lo latinoamericano. Así, para Latorre, "ahondar en el rincón es la única manera de ser entendido en el mundo"

Lo cierto es que si bien el problema del criollismo es complejo, tanto por la variedad de autores, época y enfoques, concretamente es una tendencia que se identifica con su contexto espacial -ya sea rural, urbano o marítimo- y tiende tanto hacia el registro de la realidad como al establecimiento de ciertas tesis que varían según los contextos espaciales y epocales, sobre la compleja sociedad chilena.

Ministio(s) relacionado(s):

El Criollismo

Bibliografía

Alone

Historia personal de la literatura chilena : (desde don Alonso de Ercilla hasta Pablo Neruda). Santiago de Chile :Zig-Zag,1954. 605 p. ;22 cm.

Barros Grez, Daniel

Como en Santiago : Comedia de costumbres en tres actos. Santiago :Impr. Gutenberg,1881. 59 p. ;29 cm.

Cancino Arellano, Benito

El cuento chileno : la generación mundonovista : ensayo de interpretación y bibliografía. Valparaiso,1960. 92 h. ;32 cm.

Castillo, Homero

El criollismo en la novelística chilena : huellas, modalidades y perfiles. México :Eds. de Andrea,1962. 112 p. ;21 cm.

Durand, Luis

Frontera : novela del sur. Santiago :Nascimiento,1949. 526 p. ;21 cm.

Goic, Cedomil

La novela chilena : los mitos degradados. Santiago :Universitaria,impresión de 1991. 244 p. ;18 cm.

Latcham, Ricardo A. (Ricardo Antonio), 1903-1965

El criollismo. Santiago :Universitaria,1956. 125 p. ;15 cm.

Latorre, Mariano

Zurzulita : (sencillo relato de los cerros). [Santiago] :Chilena,1920. 265 p. ;19 cm.

Memorias y otras confidencias. Santiago de Chile :Andrés Bello,1971. 546 p. ;23 cm.

Autobiografía de una vocación ; Algunas preguntas que no me han hecho sobre el criollismo. [Santiago] :Eds. de los Anales de la Universidad de Chile,[1953]. 94 p. ;17 cm.

Pezoa Véliz, Carlos

Poesías selectas. Santiago :Alianza de Intelectuales de Chile,[1939]. 31 p. ;19 cm.

Promis, José

Testimonios y documentos de la literatura chilena. Santiago :Andrés Bello,1995. 311 p. ;23 cm.

Santiván, Fernando

La hechizada. Santiago :Eds. de Los Diez,1916 (Santiago :. 114 p. ;18 cm.

Cronología

1862

Alberto Blest Gana publica su obra maestra Martín Rivas. Aparecen en la prensa además, las novelas cortas Mariluán; Un drama en el campo y La venganza, que introducen con fuerza el tema rural en su novelística

1878

Lastarria publica sus Recuerdos literarios y José Toribio Medina su Historia de la Literatura Colonial de Chile

1886

Vicente Pérez Rosales publica Recuerdos del pasado

1888

José Toribio Medina publica Colección de documentos inéditos para la historia de Chile

1902

Augusto D'Halmar publica Juana Lucero

1904

Baldomero Lillo publica Sub-terra

1907

Baldomero Lillo publica Sub-sole

1908

Luis Orrego Luco publica Casa grande. Muere Carlos Pezoa Véliz

1910

Joaquín Edwards Bello publica El inútil

1912

Publicación de Cuentos del Maule de Mariano Latorre

1916

Publicación de la novela La hechizada de Fernando Santiván

1919

Francisco Contreras publica en la Varillita de virtud su artículo "Mundonovismo: El movimiento que triunfa hoy..."

1920

Publicación de Zurzulita por Mariano Latorre, novela cumbre del Mundonovismo y según muchos, del criollismo chileno. Pablo Neruda, desconocido hasta ese momento, deja su pueblo natal para trasladarse a Santiago

1935

Publicación de On Panta por Mariano Latorre

1947

Publicación de Chile país de rincones por Mariano Latorre

1948

Publicación de Gran Señor y Rajadiablos por Eduardo Barrios

1949

Luis Durand publica Frontera

1953

Publicación del último ensayo de Mariano Latorre Algunas preguntas que no me han hecho sobre el criollismo, en el cual el escritor se defiende de los ataques formulados a su tendencia

1955

11 de noviembre, muere Mariano Latorre

El Criollismo

Autobiografía de una vocación ; Algunas preguntas que no me han hecho sobre el criollismo

Memorias y otras confidencias

Frontera : novela del sur

Como en Santiago : comedia de costumbres en tres actos