volver

Nicolás Palacios

MC0018479

Tipo: Cápsulas

Nicolás Palacios (1858-1927), fue precursor del movimiento nacionalista que alcanzó su máxima expresión en la segunda década del siglo XX. Publicó en 1904 Raza chilena, obra en la que realizó una apología del pueblo chileno y condenó la adopción de modelos culturales extranjeros. Médico de profesión, su experiencia laboral en las oficinas salitreras de Tarapacá le sensibilizó frente a la explotación que sufrían los obreros de la región por parte de capitalistas extranjeros, situación que denunció en su obra.

Profundamente influenciado por el evolucionismo de Darwin y Spencer, Palacios consideraba que el pueblo chileno pertenecía a una raza superior, formada por la mezcla de conquistadores de raza goda y araucanos recios y valientes. Sus tesis racistas fueron retomadas por el historiador Francisco Antonio Encina en su voluminosa Historia de Chile, y tuvieron gran influencia en los jóvenes intelectuales nacionalistas de la década siguiente.

Años después, la tesis del origen godo de la población chilena fue utilizada por intelectuales ligados al nacional-socialismo criollo, que vieron en ella la demostración de que los chilenos participábamos de la supuesta superioridad de la raza aria por sobre los otros pueblos del mundo.

Ministio(s) relacionado(s):

Reforma y nacionalismo en Chile (1910-1931)

Constitución política de la República de Chile: promulgada el 18 de septiembre de 1925

Ensayo histórico sobre la noción de Estado en Chile en los siglos XIX y XX

La Fronda Aristocrática en Chile

Nuestra inferioridad económica : sus causas, sus consecuencias

Cultura de masas, reforma y nacionalismo en Chile 1910-1931

Raza chilena : libro escrito por un chileno y para los chilenos

Raza chilena : libro escrito por un chileno y para los chilenos

La conquista de Chile en el siglo XX

Educación económica e intelectual

Los ideales nacionalistas ante el doctrinarismo de nuestros partidos políticos históricos

La eterna crisis chilena

Sinceridad : Chile íntimo en 1910

Inquilinos en la hacienda de Su Excelencia