Subir

acontecimientos

Durante el régimen militar (1973-1990), uno de los acontecimientos que marcó la historia del MIR fue la muerte en combate de Miguel Enríquez el 5 de octubre de 1974. Otro suceso fue el fracaso de la Guerrilla de Neltume en 1982, la cual fue parte de una estrategia mirista de fines de los años setenta y principios de los ochenta para derrocar a la dictadura. Su objetivo fue consolidar un foco guerrillero rural en la zona cordillerana de la actual Región de Los Ríos. Este plan se plasmó en la llamada Operación Retorno desde 1978, que contemplaba la formación militar de centenares de militantes (principalmente en Cuba, pero también en Libia, Vietnam y Argelia, entre otros), el regreso clandestino a Chile y la implementación de una guerrilla rural. Este intento terminó en un rotundo fracaso, ya que muchos de los militantes fueron asesinados o encarcelados, y fue el principio del desmembramiento del MIR como orgánica.

Otro suceso fue la división definitiva del MIR. En la reunión de la Dirección Interior (ubicada en Chile) con la Dirección Exterior (en distintos países en el exilio, principalmente europeos) de diciembre de 1986 en Buenos Aires, el MIR se dividió en dos fracciones: el MIR-militar, liderado por Andrés Pascal Allende, y el MIR-político, dirigido por Nelson Gutiérrez. Sin embargo, ambas fracciones se disolvieron en 1990.

Posteriormente, en la década de los años noventa surgieron el MIR-Ejército Guerrillero del Pueblo (MIR-EGP) y el MIR-Juventud Rebelde Miguel Enríquez (MIR-JRME). Después de seguir funcionando en la clandestinidad bajo el liderazgo de Demetrio Hernández, esta última fracción del MIR abandonó en 1997 la estrategia de la lucha armada y se incorporó a la vida política pública. Actualmente, el énfasis de este grupo está puesto en el trabajo estudiantil y sindical, además de seguir editando El Rebelde.