Subir

Inicios de la industria musical en Chile

Desde el espacio de los salones en el siglo XIX –donde aficionados se reunían a discutir sobre música, interpretarla y bailarla– hasta la invención del fonógrafo, la industria musical se nutrió no solamente por el desarrollo de una u otra tecnología (o de nuevas formas de representación) sino también por cambios en los modos en que los diversos grupos de la sociedad chilena construyen sus espacios de socialización.

Tras la Guerra del Pacífico y la bonanza económica que gozaba la industria del salitre, gran parte de la población chilena vivió un proceso de transformaciones sociales y culturales que modificó sus costumbres y formas de sociabilidad.

Salones y tertulias, orientados a la práctica y la escucha musical, emergieron como lugares de recreación privilegiados por segmentos acomodados de la sociedad chilena. En este contexto, el nacimiento de casas editoras y, posteriormente, de almacenes de música, nutrió con partituras e instrumentos las residencias de aquellos sectores, pero, también, los espacios sociales que inmigrantes y obreros, poco a poco, fueron haciendo propios.

La apertura de estos espacios marcó, al mismo tiempo que el incremento de la demanda por objetos musicales, el nacimiento de una incipiente industria dedicada a la difusión y circulación, primero, de partituras y cancioneros y, luego, de instrumentos, bibliografía específica, elementos musicales diversos y, hacia 1900, de los primeros aparatos de reproducción de sonido y fonogramas.

A partir de la década de 1850, aparecieron las primeras casas editoriales del país, encargadas de la edición de partituras, volantes y cancioneros. Entre las principales destacaban la editora de Eustaquio Guzmán en Santiago y la casa editora y almacén de música Carlos Niemeyer & Inghirami, que inició su actividad en 1851 en Valparaíso.

Con el tiempo, la oferta se diversificó y muchas casas editoriales se transformaron en almacenes de música que, además de producir y distribuir partituras y cancioneros, comercializaban instrumentos musicales, importando aquellos de mayor demanda.

A inicios del siglo XX ya existían en todo el país una serie de casas editoriales y almacenes de música entre las que se encontraban: la editorial Carlos Kirsinger y Cía., líder en edición de obras para guitarras de salón; Carlos Brandt que editaba las composiciones más importantes para guitarrón; Carlos Niemeyer, con locales en Valparaíso y Lima; el almacén de música y librería Americana de Eusebio Ortega en La Serena; la editorial de Adolfo Lazarus en Valparaíso; la Casa Buenos Aires del guitarrista y compositor Carlos Pimentel (1887-1958) en Valparaíso; la Casa Otto Schäffer en Chillán; las editoriales y almacenes de música Davis Hermanos y C. Bulling en Valdivia; la Casa Azul de Concepción; la Casa Adler y la Casa Strauss de Punta Arenas y el Almacén y Editora Casa Amarilla, fundada por Miguel Mateos a fines de la década de 1910, empresa que junto con la Casa Albeniz y la Casa Flora Mcdonald mantienen sus actividades en la actualidad.

Con la aparición de nuevas tecnologías, varios almacenes de música comenzaron a diversificar su oferta a través de la incorporación a sus catálogos de artefactos como los fonógrafos, las fonolas, los rollos de autopiano, organillos, gramófonos y discos. Esta tecnología dio paso a la grabación sonora y la industria discográfica que comenzó lentamente a emerger hacia 1920, década en la que distintos sellos -como Odeon, Victor, RCA, Columbia Records, Cóndor, Royal- surgieron en la escena nacional. Estos -junto a la influencia de nuevos medios de comunicación, como la radio y el cine- dieron un giro a la industria musical conocida en la época, transformaron las prácticas culturales y posicionaron el consumo de música como uno de los ejes de los cambios sociales de la época.

1851

Descripción

Se funda la Casa Editorial de Eduardo Niemeyer, Carlos Brandt y la Casa Editorial de Carlos Kirsinger en Valparaíso.

1856

Descripción

Aparece la publicación periódica Álbum para señoritas, uno de los primeros cancioneros editados por Eustaquio Guzmán.

1884

Descripción

Se funda el Almacén de pianos y música de Carlos Doggenweiler en el pabellón de la exposición de automóviles de la Quinta Normal.

1890

Descripción

Comienza la importación de fonógrafos a Chile.

1900

Descripción

Aparecen las Casas Musicales Grimm & Kern, J.A. Yantorno, R. Weinreich, Kirsinger.

1902

Descripción

Llega el autopiano a Chile.

1903

Descripción

Comienza la producción nacional de cilindros para fonógrafos.

1908

Descripción

Los sellos Victor y Columbia comienzan a exportar discos para gramófono impresos por ambos lados a Chile.

1909

Descripción

El sello Victor comienza a difundir música lirica en Chile.

1910

Descripción

Sello Victor comienza a ofrecer en Chile la victrola y el sello Brunswick, reproductores de discos de sobremesa y muebles Panatrope de sobremesa y Panacústica.

1910

Descripción

Comienza a funcionar la casa editorial Mattensohn & Grimm, sucesora de la casa editorial Carlos Brandt.

1910

Descripción

Efraín Band crea Fonografía Artística, el primer sello discográfico chileno con sucursales en Santiago, Valparaíso, Concepción, Iquique y Antofagasta.

1923

Descripción

Se funda Radio Chilena, la primera estación radial nacional.

1930

Descripción

Llega el cine sonoro a Chile.

1931

Descripción

Los sellos Victor y Odeon comienzan a prensar discos en Chile grabados en sus estudios en Argentina.

Zamacueca, chilena para el piano. Valparaíso :Mattensohn & Grimm,[18--]. 1 partitura (2 p.) ;34 cm.

Isidora Zegers y su tiempo. Santiago :Par Media Producto Artístico2003. 1 disco son. ;digital, estereo +4 1/4 plg.

La japonesa cueca. Santiago :Fonografía artística,[192?]. Sobre 1 cassette DAT (ca 2 min.)

Del salón al cabaret; Música y bailes de la belle époque chilena. Santiago:Warner Music,2002. 1 disco son. (ca.60,15 min.);estereo digital,4 3/4 plg.

Claro Valdés, Samuel

Oyendo a Chile. Santiago de Chile :Andrés Bello,impresión de 1997. 139 p. :il., retrs. ;27 cm.

Pérez Freire, Osmán

Destino de mujer tango [para canto y piano]. Santiago :Grimm and Kern,1924. 1 partitura (2 p.) ;34 cm.

A naide he querido tanto tonada chilena [para canto y piano]. Santiago :Grimm & Kern,[192-]. 1 partitura (2 p.) ;33 cm.

Trade mark tango criollo [para guitarra]. [Valparaíso] :Casa Grimm & Kern,[192-]. 1 partitura (2 p.) ;35 cm.

imagen recurso_img1.jpg
imagen recurso_img2.jpg
imagen recurso_img3.jpg

Clasificaciones

Las investigaciones de Memoria Chilena, Biblioteca Nacional de Chile (DIBAM) están bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported, a excepción de sus objetos digitales.

imagen btn.png