Subir

Un humor a prueba de balas

La prensa satírica durante la Guerra Civil de 1891

Durante la Guerra Civil de 1891, los bandos de la disputa se esforzaron en conseguir el favor de la opinión pública a través de la sátira política. Esto provocó un auge y consolidación de la sátira como herramienta política.

A partir de la década de 1870 se comenzaron a diversificar los espacios de opinión pública. Este proceso de consolidación de la sociedad civil se reflejó en la aparición de múltiples asociaciones políticas, sociales y de ayuda mutua. El espacio de discusión pública, en un comienzo restringido a la élite, se amplió de manera progresiva a los sectores medios y populares, a través de publicaciones que surgieron en las principales ciudades del país tales como: hojas de versos impresos, periódicos satíricos de corte y lenguaje popular, periódicos de organizaciones obreras y folletería de la más diversa índole.

El desarrollo de una esfera de opinión pública estuvo relacionado con el proceso de democratización política que fue restando poderes al Presidente de la República a favor del Congreso. Al mismo tiempo las nuevas leyes electorales introdujeron una mayor competencia en la carrera por el poder. Las tensiones acumuladas en dicho período explotaron violentamente durante la Guerra Civil de 1891, al término de la cual el poder ejecutivo vio drásticamente reducidas sus competencias.

Tras un tímido inicio en la década de 1860, la prensa satírica alcanzó su máximo desarrollo durante el conflicto entre el presidente José Manuel Balmaceda y el Congreso. En Santiago, epicentro ideológico del conflicto, los bandos en pugna se esforzaron por ganar el favor de la opinión pública y denostar a sus rivales a través del humor gráfico, creando periódicos que utilizaron la sátira como herramienta política. Simultáneamente, se consolidó una robusta prensa satírica de corte popular que mantuvo distintas posiciones frente a los bandos en pugna, desde el apoyo irrestricto al presidente Balmaceda a la crítica de éste, ya sea a partir de una óptica aristocratizante o desde una perspectiva antioligárquica y populista, que consideraba el conflicto como una mera lucha al interior de la élite.

De los periódicos de corte satírico que surgieron en el período, cabe destacar los que fundó el periodista, dramaturgo y poeta popular Juan Rafael Allende, quien no dudó en criticar el autoritarismo del presidente Balmaceda y las precarias condiciones de vida de los sectores populares. En la medida en que se fueron acentuando las diferencias políticas entre la clase dirigente y el gobierno de Balmaceda, Allende cambió de opinión y se entusiasmó con el discurso antioligárquico del presidente. En los periódicos fundados por Juan Rafael Allende durante el período, entre los que destacaron El Padre Padilla, Don Cristóbal y Pedro Urdemales, el humor gráfico poco a poco fue dando paso a una postura más militante, lo cual finalmente le valió la condena a muerte tras el triunfo del bando constitucionalista, siendo rescatado a último momento por el Intendente de Valparaíso.

Algunos periódicos satíricos de corte popular tomaron una posición más neutral entre ambos bandos, asumiendo que los dos representaban los intereses de la élite. De estos periódicos destacaron El Ají y La Pimienta, estrechamente ligados al partido Democrático. En tanto, otras publicaciones populares, en especial las que se crearon tras el triunfo del Congreso, pasaron de una severa crítica al gobierno de Balmaceda, a una posterior decepción frente al nuevo gobierno de Jorge Montt, al que calificaron de ingrato y despectivo frente a los sectores populares que lo habían apoyado en el conflicto.

Otra rama de la prensa satírica apoyó abiertamente al bando del Congreso y denostó permanentemente al gobierno de Balmaceda. Gran parte de esas publicaciones fueron realizadas por miembros de la élite, los que mantuvieron una postura aristocratizante y clasista que criticaba los vínculos entre el presidente y los sectores medios y populares. En ese sentido, periódicos como El Fígaro se rieron de los "siúticos" y "rotos" que pululaban en el palacio presidencial, mostrándolo como una expresión de la decadencia de las instituciones.

Por último, cabe destacar algunas publicaciones financiadas directamente por el presidente Balmaceda, en las que se intentó denostar al bando constitucionalista. Un buen ejemplo de estos periódicos fue El Moscardón, que en plena guerra civil circuló por la capital.

Periódico

Libro

1867

Descripción

Se masifican las ilustraciones y caricaturas satíricas en la prensa nacional gracias a la incorporación de nuevas máquinas de imprenta.

1875

Descripción

6 de mayo. Juan Rafael Allende funda, junto con Buenaventura Morán, El Padre Cobos. Este es un diario satírico de propaganda anticlerical y democrática, que alcanza vasta circulación durante la Guerra del Pacífico, período donde además funda otro diario, El Ferrocarrilito.

1884

Descripción

30 de agosto. Juan Rafael Allende funda El Padre Padilla, periódico satírico de corte social, orientado a destacar las desigualdades económicas y el abuso de poder por parte de la elite. Se publica hasta el 30 de agosto de 1884.

1889

Descripción

Agosto. Comienza a publicarse el periódico satírico popular El Ají, donde se discute el proceso político exclusivamente a partir de las diferencias entre ricos y pobres. Su publicación se extiende hasta el mes de noviembre de 1893.

1890

Descripción

Octubre. Juan Rafael Allende inicia la publicación del periódico satírico de corte balmacedista Pedro Urdemales. Su difusión se extiende hasta marzo de 1891.

1890

Descripción

Entre los meses de febrero y diciembre Eduardo Phillips Huneeus dirige la publicación del periódico satírico constitucionalista El Fígaro.

1890

Descripción

Entre los meses de septiembre y octubre se publica La Pimienta, periódico satírico de corte popular, en el que se rechazan los intereses aristocráticos tanto de Balmaceda como del Congreso.

1891

Descripción

Hasta 1890, Juan Rafael Allende fue acérrimo crítico del Presidente Balmaceda; pero al final de año se convence de la posición del mandatario y publica un nuevo periódico para apoyarlo: El Recluta. Su nueva postura y el desenlace de los acontecimientos, lo obligan a abandonar el país luego de salvarse al pie del cadalso

1891

Descripción

25 de octubre. comienza a publicarse el periódico satírico La Escoba, semanario independiente contrario a las políticas presidenciales -catalogadas como aristocráticas- de José Manuel Balmaceda. Se publica hasta el 11 de enero de 1892.

1891

Descripción

5 de enero. Balmaceda declara el estado de emergencia y se aplica a una férrea censura a la prensa opositora

1893

Descripción

El triunfo de la postura parlamentarista en la Guerra Civil de 1891 genera múltiples críticas contra la oligarquía, lo que conduce a una gradual revaloración del gobierno de José Manuel Balmaceda en la prensa popular.

El Leguito. Santiago :[s.n.],1891-1892. 7 nos. :il. ;19-27 cm.

El Culebrón. Santiago :[s.n.],1890. 5 nos. :il. ;28 cm.

El Padre Padilla. Santiago :J.R. Allende,1884-1889. 5 t. :il. ;37 cm.

La Escoba. Santiago :Impr. de El Día,1891-1892. 19 nos. :il.

En el chileno el humor vive con uno : el lenguaje festivo y el sentido del humor en la cultura oral popular de Chile. Santiago :LOM Eds.,1998. 123 p. ;18 cm.

El Recluta. Santiago :Impr. de El Recluta,1891. v. :il. ;39 cm.

El Moscardón. Santiago :Impr. i Libr. Americana,1888-1891. 30 nos. :il. ;32-37 cm.

El Fígaro. Santiago :Impr. Bandera,1890-1891. 1 v. :il. ;26-37 cm.

Don Cristóbal. Santiago :Impr. Estado,1890. 80 nos.;il.,39 cm.

La Tarasca. Santiago :[s.n.],1890. 19 nos.:il.;19 cm.

El que ríe último-- : caricaturas y poesías en la prensa humorística chilena del siglo XIX. Santiago de Chile :Editorial Universitaria :2001. 291 p. :il. ;25 cm.

Revista chilena de historia y geografía. Santiago :La Sociedad,1911-. v. :il. ;23 cm.

El Ají. Santiago :Impr. de La Igualdad,1889-1896. 6 t.;28-38 cm.

Pedro Urdemales. Santiago :Impr. de Pedro Urdemales,1890-1891. 43 nos. :il. ;37 cm.

La Pimienta. Santiago :Impr. de Las Provincias,1890-1891. 8 nos. :il. ;27 cm.

Navarrete Araya, Micaela

Balmaceda en la poesía popular : 1886-1896. Santiago :DIBAM, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana,1993. 126 p. :il. ;23 cm.

Salinas Campos, Maximiliano A.

¿Quiénes fueron los vencedores? : elite, pueblo y prensa humorística de la Guerra Civil de 1891. Santiago de Chile :LOM Ediciones :2005. 237 p. :il. ;21 cm.

¡Ya no hablan de Jesucristo! : las sátiras al alto clero y las mentalidades religiosas en Chile a fines del siglo XIX. Santiago de Chile :LOM Eds.,2002. 52 p. :il. ;19 x 26 cm.

Risa y cultura en Chile. [Santiago] :ARCIS Universidad, Centro de Investigaciones Sociales,[1996]. 38 p. ;28 cm.

Balmaceda crucificado: redentor del pueblo chileno
imagen recurso_img2.jpg
imagen recurso_img3.jpg

Clasificaciones

    Las investigaciones de Memoria Chilena, Biblioteca Nacional de Chile (DIBAM) están bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported, a excepción de sus objetos digitales.

    imagen btn.png