Curicó

Curicó fue fundada el 9 de octubre de 1743 por el gobernador José Antonio Manso de Velasco. En el acta de su fundación se narra que el gobernador inicialmente no tenía planificado establecer en aquel lugar una villa. Sin embargo, encontró en la zona un importante número de poblaciones y religiosos que solicitaron la creación formal de ella.

Gracias a la donación de cinco cuadras de Mónica Donoso y otras cinco por parte de Pedro Nolasco Solorza, fue emplazada la villa con el mismo nombre que era conocido el lugar: San José de Buena Vista.

En Curicó el Gobernador resumió magistralmente los fines de la creación de esta villa y las demás: "(he)...dedicado a fundar y establecer en los partidos poblaciones de españoles, para que congregados en ellas los que anda dispersos y viven distantes de las ciudades tengan educación y gobierno político y cristiano" (Acta Fundación de Curicó: 1995 [1753] 272 pp).