Subir

Patria Nueva (1817-1823)

Este período se inició con la victoria del Ejército Libertador en la batalla de Chacabuco (en las cercanías de la capital, en la hacienda de Chacabuco), el 12 de febrero de 1817. El Ejército Libertador había logrado penetrar en territorio chileno a través de la cordillera de Los Andes por cuatro pasos distintos, entre las cuencas del Aconcagua y del Maule. Luego de la derrota realista en Chacabuco, el gobernador español, Casimiro Marcó del Pont, huyó de Santiago y el resto de su ejército se retiró a Concepción. Allí, éste fue sitiado en el fuerte de Talcahuano, logrando resistir el asedio patriota hasta que llegaron refuerzos desde el Perú, bajo el mando de Mariano Osorio. Entre las filas de este nuevo contingente se contaba el experimentado regimiento Burgos, que había tenido una destacada participación en la lucha contra la ocupación napoleónica de la península ibérica. El ejército realista avanzó implacablemente hacia Santiago, ocupando las ciudades de Linares y Talca, y doblegando las fuerzas patriotas al mando de O'Higgins y San Martín en la batalla de Cancha Rayada, el 19 de marzo de 1818. Sin embargo, los patriotas lograron reagruparse y en las cercanías de Santiago lograron vencer al ejército del Rey en la batalla de Maipú el 5 de abril de 1818. El "abrazo de Maipú" entre José de San Martín y Bernardo O'Higgins luego de la victoria, constituye un hito que marca el camino definitivo a la independencia nacional.